junio 04, 2008

 

¿Porqué Latinoamérica no ha producido un Bill Gates?


Miércoles 04 de junio de 2008
BILL GATES

¿Porqué Latinoamérica no ha producido un Bill Gates?
Una entrevista de Andrés Oppenheimer con el fundador de Microsoft que sorprende. Bill Gates desgrana cuales son, a su entender, las razones por las que no podría haber triunfado en nuestro continente, pero abre una ventana de esperanza

Una de las cosas que más me sorprendió durante una entrevista sobre el futuro de Latinoamérica que le hice al fundador de Microsoft, Bill Gates, fue su respuesta cuando le pregunté sobre lo
que debería hacer la región para convertirse en un centro de innovación tecnológica mundial, y pasar a ser un jugador de primera línea en la economía global.
"¿Por qué Latinoamérica no ha producido un Bill Gates?", le pregunté, sólo a medias en broma.
"Usted, ¿se habría podido convertir en el innovador tecnológico de más éxito en el mundo, y en uno de los hombres más ricos del planeta, si es que hubiera nacido en Paraguay?"
Gates, quien estuvo en Miami como orador de la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se rió de mi pregunta. Luego, lo primero que mencionó fue la educación, especialmente la educación secundaria.

"En casi todos los lugares del mundo en que podría haber nacido, no habría tenido las increíbles oportunidades que tuve aquí: tuve una muy buena educación, y fui increíblemente afortunado en cuanto a las circunstancias que me tocaron. En la mayoría de los lugares, habría sido simplemente un mal agricultor. Nadie hubiera aprobado las cosas que he hecho".

Gates, que abandonó sus estudios en Harvard para fundar Microsoft, dijo que, pese al rápido ascenso de India y China como usinas de ingenieros informáticos, EE.UU. sigue siendo, lejos, el país más innovador del mundo, y probablemente lo siga siendo en las próximas dos o tres décadas. Agregó que eso se debe, en parte, a la disposición de invertir en nuevos emprendimientos y a un eficaz sistema legal y de patentes, pero primordialmente ocurre gracias a las universidades del país, que, según dijo, siguen siendo "las mejores universidades del mundo". Eso podría cambiar en el futuro, agregó. China e India están produciendo más ingenieros informáticos que Estados Unidos.
¿Qué deberían hacer los países latinoamericanos para competir de igual a igual con China e India, y estimular la investigación y el desarrollo tecnológico necesarios?
Gates dijo que lo primero sería mejorar la educación secundaria y, lo segundo, mejorar las universidades.
"En todos los países ricos, y también en Latinoamérica, el número de jóvenes que eligen dedicarse a la ciencia y la ingeniería es sorprendentemente bajo. Los niños en las escuelas deberían hacer proyectos divertidos. Por ejemplo, diseñar un pequeño submarino o un robot. Y entender que la ciencia es una herramienta para hacer lo que uno quiere hacer, y no un desierto que hay que cruzar para conseguir un buen empleo".

A nivel universitario, Gates dijo que China e India están intentando, con algún éxito, copiar algunas de las mejores prácticas del sistema universitario estadounidense, como la cultura del financiamiento gubernamental de proyectos de investigación; la tradición filantrópica en la que los ex alumnos les devuelven, por gratitud, fondos a las universidades; la estrecha relación entre las universidades y las empresas incipientes; y los incentivos a los profesores para que investiguen y desarrollen nuevos productos. Cuando le pregunté cuáles consideraba que eran los países de Latinoamérica más adelantados en innovaciones, los primeros que se le vinieron a la mente fueron Chile y Brasil, aunque luego señaló que México está haciendo "cosas impresionantes", y que hay "algunas cosas nuevas buenas" en Argentina. "China e India van a cerrar gran parte de la brecha (que las separa de EE.UU.) en el curso de veinte o treinta años, y Latinoamérica debería estar en la misma jugada", afirmó Bill Gates.

"Debería ser, en muchos aspectos, líder en muchas cosas específicas". El hecho de que Gates dijera que Latinoamérica podría ponerse a la par de China e India en las próximas dos o tres décadas sugiere que es una posibilidad que toma en serio. Eso debería ser un motivo de esperanza, y un aliciente para que la región se convierta en uno de los centros emergentes de la tecnología mundial. "En todos los países ricos, y también en Latinoamérica, el número de jóvenes que eligen dedicarse a la ciencia y a la ingeniería es sorprendentemente bajo".

Andrés Oppenheimer / emol.com

Etiquetas: ,


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Hacé clic aquí para suscribirte a eventosit
Hacé clic para suscribirte a eventosit